Mi Nueva York… me pido ser Blair Waldord

La gente en Nueva York tiene pasta, mucha pasta.

He pasado 30 minutos de mi vida en la puerta del hotel Península, y vale, si están ahí alojados es que no viven en Manhattan al menos, pero he ido observando a toda la gente que por ahí circulaba.


He perdido la cuenta de las bambas de Isabel Marant que he visto, y no, no eran imitación.

Para mi tener pasta es tener saldo en el banco para pagar la hipoteca, así que el concepto de mucha pasta se me escapa totalmente y me fascina. No porque el dinero me guste, que también como a todo el mundo creo, sino porque los límites que por aquí se ven son exagerados.

La otra mañana sin ir más lejos estaba yo en el Starbucks del Upper East Side, y las niñitas de no más de 12 años salían al “recreo”, por la hora que era lo deduzco, con sus monederos Kate Spade de 200$ mínimo. Y lo sé porque el día de antes las había mirado 😉

A esa edad si me daban 100 pesetas me las pelaba. Os imagináis tener una infancia/juventud a lo Blair Waldorf? Pues eso.

El lunes por la tarde estuve en Bryant Park, festival de baile. Aquí lo dan todo, así que yo tenía que estar allí para dar testimonio.

La verdad es que si te involucrabas fijo te lo pasas bien, pero yo estaba más de espectadora y así estuve durante un rato. Además ese día había sido de pleno otoño y el fresquillo era importante como pasar allí largas horas en pose estática.

Así que decidí seguir haciendo una inmersión americana y me fui a un sports bar a ver la final de Nadal y Djokovic, tremendo.

Cuantas televisiones por todos sitios, que grandes y que cuerpo tiene Rafa en esas dimensiones! En fin, creo no hace falta que continue.

Ayer bajé hasta Brooklyn Heights, me apetecía volver a pasar por la calle en la que me alojé el año pasado y cruzar la nueva pasarela que habían hecho. Fail, justo ayer estaba cerrada 🙁

Así que tuve que conformarme con disfrutar de las vistas del Downtown desde el muelle, que no es poco.

De ahí a Nolita a comer y de paso, descubrí unas par de sitios nuevos chulísimos, entre ellas la tienda de antiguedades very yanqui más chula que jamás he visto.

Y también al Garment District, con la esperanza de encontrar tela para casa… aunque con poco éxito.

Como veis, otra de las ventajas de haber venido tantos días y tantas veces, es que puedes “perder” el tiempo toda la tarde mirando libros en Barnes & Noble o mirando tiendas de telas sin tener remordimientos.

Estos últimos días muchas personas me han preguntado no vas a ver esto? y lo otro? no. Cuando vienes por primera vez tienes ansia por muchas cosas pero luego es todo más relajado.

No es que me deje de hacer ilusión, me sigue haciendo, pero valoras otras cosas más como es en mi caso, simplemente pasear el rato que me apetezca, sin tan siquiera llevar la cámara y sin obsesionarme con el blog.

Yo sólo quería pasar aquí unas semanas y aquí estoy, con eso soy feliz.
Besos!
Isabel Leyva

Se podría decir que soy una adicta a Nueva York, desde 2002 he visitado la ciudad en 39 ocasiones y sigo sumando. Esta no es una guía más de Nueva York, es 100% personal y está escrita con el corazón, en ella comparto contigo mis recomendaciones más especiales, lugares fuera de las guías habituales que harán que te enamores de la ciudad.

Publicado el: 11 septiembre, 2013. Actualizado hace: 2 meses

POSTS QUE TE PUEDEN GUSTAR

17 comentarios en “Mi Nueva York… me pido ser Blair Waldord”

  1. Tienes muchísima suerte de poder disfrutar de Nueva York así. Yo pude a medias, fui 3 semanas así que algunos días nos los tomamos de relax como si fuéramos unos newyorkinos más!! ajjaja Lo que dices del dinero tienes muchísima razón, yo creo que nosotros no somos capaces de entender lo que significa estar "forrado", se trata de una vida sin ningún tipo de preocupación sobre el dinero, nada, compro lo que me da la gana…yo no lo concibo!

  2. Me fascina leerte sin haber pisado todavía esa ciudad (sólo su aeropuerto).
    Es genial que hayas vuelto y también te lo hayas tomado de otra manera eso es lo que más me alegra. Hay tiempo para todo, pero sobre todo es necesario el tiempo para desconectar y dejarse llevar.
    Un beso grande Is!

  3. JO que gusto de leerte de verdad. Que lujo poder disfrutar tranquilamente de Nueva York, sin necesidad de correr a ver todo lo que se supone que hay que ver pero por ello, dejando de lado "otras cosas maravillosas".
    Sigue disfrutando.
    Besote

  4. Justo esa fue mi filosofía incluso la primera vez que fui a NY. Quería empaparme y disfrutar sin prisas, como si fuera mi ciudad y hubiera tiempo de todo. Y la realidad es que lo hay, porque tengo pensado ir tantísimas veces que no hay necesidad de corretear para ver todo en una semana!

    Sigue disfrutándolo!

    Marta

  5. Hola Is, encantada, disfruto leyendo tu blog porque soy una enamorada de NY, sobre todo en navidad, los dos últimos años la he visitado la semana antes de las fiestas y es un sueño, cuando leo tus post es como si viajara otra vez allí, gracias por traernos un poco de NY cada vez, y espero recibir el libro de los bloggers, yo tengo uno gastronómico y también hablo un poco de NY, si quieres te invito a que pases por el http://yolandapincholos.blogspot.com.es/. Estoy un poco verde pero espero aprender con tus consejos. Gracias guapa y un beso.

  6. Que suerte vivir Nueva York en vez de simplemente "visitar" Nueva York! Y es verdad lo de la cantidad de pasta que circula por ciertos barrios, para empezar tener un piso en propiedad en Manhattan es algo inimaginable para una mera " mortal" como yo sin ir más lejos. Una cosilla, ¿dónde está tomada la foto? Es muy chula!

  7. Está claro que cada día eres más neoyorquina 😀 😀 Que envidia, pero lo bueno que nos llevamos las demás es que nos acercas este mundo de manera súper natural, sigue disfrutando así de NY que nosotras lo hacemos contigo! 🙂

Deja un comentario