El museo Frick de Nueva York

En la Quinta Avenida de Nueva York hay una enorme mansión, de las pocas que se conservan de principios del siglo XX, que acoge el espectacular museo Frick.

Este es un museo pequeño en comparación con otros museos de Nueva York, pero que alberga pinturas de valor incalculable.

Este es mi pequeño lugar en el mundo, uno de mis lugares favoritos de Nueva York que muy pocos viajeros visitan y en el que cada vez que entro, no puedo evitar llorar de la emoción. De verdad de la buena.

Hacía mucho que no entraba y no era por falta de ganas, pero la agenda a veces no me permite hacer todo lo que me gustaría o quiero.

Ya antes de entrar estaba muy nerviosa, pero fue pasar y ver la pintura «La Promenade» de Renoir en el rincón de la escalera y romper a llorar.

Te confesaré que me dió muchísima vergüenza, iba sola, todo el mundo disfrutaba con el lugar y yo era la única llorando, es difícil explicar cómo el arte puede emocionarte tanto, pero supongo que cada uno expresa lo que siente de manera diferente, ¿no?

museo frick nueva york exterior historia

Historia de la mansión museo Frick

La mansión que acoge el museo Frick pertenecía a Henry Frick donde vivió entre 1849 y 1919. Él era un industrial del coque y del acero cuyos negocios le convirtieron en millonario con tan solo 30 años.

Esto le permitió coleccionar en su casa de la Quinta Avenida más de 1100 piezas que comprenden las etapas del Renacimiento hasta el siglo XIX, convirtiéndolo en uno de los grandes coleccionistas de Estados Unidos.

Si has viajado a Nueva York muy probablemente hayas pasado por delante de su mansión en más de una ocasión, y quizás no has reparado en ella.

A su muerte, Henry Frick dejó como legado su casa, contenido y $15 millones para su manutención y compra de nuevas adquisiciones, a la ciudad de Nueva York, con la condición que jamás saliera una sola obra de su interior.

Después de su fallecimiento, su esposa siguió viviendo en la mansión hasta su muerte en 1931 y fue entonces cuando el arquitecto John Russell Pope hizo cambios y adiciones al edificio, hasta que en 1935 la Colección se abrió al público.

museo frick nueva york Garden Court

La colección del museo Frick

El museo Frick contiene una colección con obras de los artistas de más renombre de la historia del arte, en él podrás ver Vermeer, Turner, Whistler, El Greco, Goya, Jan Van Eyck, Manet… y muchísimos otros artistas mientras que paseas por la casa particular del Sr. Frick.

Son 16 salas que acogen la colección que no está ordenada con ningún orden en particular ya que era como Frick disfrutaba del arte que amaba antes de legarlo al público.

Es muy interesante este museo porque como digo, no solo estás viendo obras de incalculable valor, sino que estás paseando por una mansión particular en la Quinta Avenida de un magnate de principios del siglo XX, que vivió en la misma época de otros ilustres nombres como Rockefeller o Vanderbilt.

La mansión está exactamente igual como él vivía, las estancias, biblioteca … y llena de muebles franceses.

Frick cuando encargó su construcción a la firma Carrère y Hastings, los mismos que diseñaron la Biblioteca Pública de Nueva York, una casa cómoda que no fuera demasiado ostentosa con la idea de que se convirtiera en una casa museo, ¿no es increíble?

Sin duda te recomiendo realices la visita acompañada de la audio guía, ya que inter relaciona cada objeto y estancia de la casa, con la vida de Henry Frick en este entorno tan privilegiado.

El museo Frick de Nueva York, también es altamente recomendable, para aquell@s que no sois grandes amantes de los museos, pero que no queréis iros sin visitar alguno de ellos. Es rápido y «pasa» muy bien 😉

En este artículo no verás fotografías de la colección por una sencilla razón, está prohibido realizar fotografías y vídeo en el interior del museo (aunque puedes verla desde aquí), así que tendrás que creerme y verlo por ti mismo.

museo frick nueva york entrada visita

Datos prácticos para tu visita

El museo Frick está situado en 1 E 70th St con la Quinta Avenida y frente a Central Park, y está abierto de lunes a domingo 10 a 18h.

La entrada cuesta $20 por persona pero toma nota, porque es uno de los museos gratuitos de Nueva York y los miércoles por la tarde de 14h 18h ofrece el Pay What You Wish.

  • Ten en cuenta que no se admite la entrada a niños menores de diez años dada la fragilidad de muchos objetos que no se encuentran del todo protegidos por cordones y vitrinas.
  • Los abrigos (si no se llevan puestos), paquetes, paraguas y bolsos grandes deben dejarse en el guardarropa gratuito del museo.

Si lo visitas o lo has visitado, no dudes en contarme qué te ha parecido.

Artículo publicado por primera vez en septiembre de 2012 y actualizado en enero de 2021

Se podría decir que soy una adicta a Nueva York, desde 2002 he visitado la ciudad en 40+1 ocasiones y sigo sumando. Esta no es una guía más de Nueva York, es 100% personal y está escrita con el corazón, en ella comparto contigo mis recomendaciones más especiales, lugares fuera de las guías habituales que harán que te enamores de la ciudad.

POSTS QUE TE PUEDEN GUSTAR

41 comentarios en «El museo Frick de Nueva York»

  1. En el último viaje no la visité, pero si lo hice en la primera ocasión, como bien dices, tiene una colección de arte impresionante, además es una historia parecida donde yo trabajo, una fundación de arte en pleno Paseo de Gracia (Casa Amatller), así que era visita obligada!. Besos

    Responder
  2. He de reconocer que tu blog me ha hecho que me entren ganas de visitar NYC, no soy un gran fan del estado a mi americano (lo siento para las miles de personas que les gusta EE.UU). Pero gracias a sus post hay sitio que me gustaria mucho visitar al menos una vez. Tienes algo cada vez que escribes que hace que te llame la atencion el lugar que describes (lo digo muy enserio =D).
    Gran trabajo y sigue asi.
    Saludos

    Responder
    • ostras, pues no sabes lo que me alegra saberlo. a mi me encanta, y creo que es lo que transmito, al menos lo intento. cada sitio que visito en NY tiene para mi algún lazo especial o una historia detrás, así que me doy por satisfecha si eso hace que te pique el gusanillo

      gracias!!

      Responder
  3. ¡Me encantó! Una colección muy buena y el museo no te abruma tanto como otros tan grandes. No quiero que me malinterpretéis, me gustaron muchísimo el MET y el MOMA, pero hay tantas cosas que ver en esos museos, que a veces no sabes por dónde empezar.

    Responder
  4. Yo ya fui tenía muchos deseos de hacerlo y la verdad vale la pena, hay artistas no muy conocidos pero sus pinturas bellísimas, él auditoria perfecto enseña obras, salones, muebles, porcelanas, tiene además un jardín y unos bronces bellísimos.

    Responder
  5. Pues no lo conocía! Mi visita, hace ya 13 años, fue muy cortita! Pero tenemos que volver.. así que muchas gracias por descubrirnos tantos lugares bonitos.
    Laura

    Responder
  6. Hola Isabel, efectivamente es precioso, yo vi una esposicion monografica de Gustav Klin, me encanto, y otro año lo vi entero el museo
    No me importaría pasar unos dias en esa «casita»

    Responder
  7. Hace ya 15 años que lo visité y si cierro los ojos aún me puedo emocionar con el recuerdo… No sólo es mi mueso favorito de New York ¡sino uno de mis favoritos del mundo!

    Responder
  8. Casi todas las veces que he estado en NY he querido verlo y hasta ahora no he podido, las filas son larguísimas, etc, pero es una espinita que tengo y en el próximo viaje será lo primero que visite

    Responder
  9. Me falto tiempo para verlo cuando estuve en NY, me hubiera encantado verlo, estaba previsto y no pudo ser…gracias por tu información, lo tengo pendiente para cuando pueda colver

    Responder
  10. No sabia de su existencia, muchas gracias por la información sobre esta joya. Sin duda quedará para la próxima visita. Ojalá pronto podamos volver a viajar.

    Responder
  11. Gracias por publicarlo. No lo conocía pero en mi próximo viaje seguro que lo visito! aunque ahora esta un poco difícil viajar..
    Esperemos acabe de una vez la pandemia y todo se normalice.
    Ganas locas de volver a N.Y.

    Responder

Deja un comentario